Como sacar todo el partido a tu cafetera

Sacar el máximo provecho de la cafetera requiere conocer una serie de técnicas y secretos tras los cuales se esconden las mejores experiencias con tu taza de café.

Para cualquier establecimiento hostelero, el café puede suponer un signo diferenciador, y por eso hemos compilado una guía segura de cómo sacar el máximo partido a tu cafetera.

Consejos para la preparación del café más delicioso

Usar la proporción de café y agua correcta

Se recomienda utilizar 60 gramos de café por 1 litro de agua de infusión. A veces modificamos la receta dependiendo del nivel de café y del tueste, pero nueve de cada diez veces, se obtienen los mejores resultados con estos estándares.

Además de tener la proporción de preparación correcta (aproximadamente 1:16), hay que asegurarse de que la dosis se optimiza a la cesta de preparación. En este sentido, se recomienda una profundidad de 4-5 cm. (es decir, si se clava una regla en los posos de café, sería de 4-5 cm. de profundidad).

Para la mayoría de las cafeteras de consumo, esto significa usar una dosis entre 40-60 gramos de café.

Usa agua filtrada

Por lo general, el agua del grifo no suele ser buena para hacer café. Demasiado bicarbonato, lo que hace que el café tenga un sabor algo amargo, sin mencionar los depósitos minerales que se acumularán con el tiempo.

El agua filtrada embotellada, preferiblemente con el contenido mineral indicado, es la opción más práctica para obtener resultados óptimos.

Encontrar el tamaño correcto de molienda

Los cafés de alto nivel utilizan un refractómetro, además de paladares cuidadosamente entrenados, para optimizar sus ajustes de molienda.

Para los consumidores, esto es un poco más complicado. La diferencia entre agrio (poco extraído) y amargo (demasiado extraído) puede ser esquiva para algunos catadores, por lo que recomendamos utilizar el tiempo de cocción como una hoja de referencia.

Un lote de un litro debería tardar 4-5 minutos en prepararse. En general, la preparación de un lote requiere una molienda media a media-gruesa. El café molido en un molino industrial sabe mejor que el café fresco molido en un molino de consumo barato e inconsistente.

Revuélvelo

Esto se aplica tanto a la mezcla durante la preparación, (suponiendo que la cafetera esté preparada para permitir el acceso a la cesta durante la preparación) como a la preparación en sí.

Una vez que hay suficiente agua en la cesta, revolvemos rápidamente. El objetivo aquí es conseguir un café sin grupos.

Usar un buen café

Por supuesto, el paso más esencial es usar café especial fresco de una tostadora de confianza. En pocas palabras, ninguna cafetera puede mejorar la calidad del café. En el mejor de los casos, liberará el potencial de sabor creado en la granja y en la tostadora.

Errores que te impiden sacar el máximo partido de tu cafetera

La cafetera ha asegurado un lugar permanente en millones de mostradores de cocina en todo el mundo, tanto de casas particulares, como de locales dedicados a la hostelería, y con razón.

Es difícil superar la conveniencia de «ponerla y olvidarte». Pero cuando se trata del sabor, hay muchas cosas que pueden salir mal y dejarte con un café amargo, agrio, o de mal sabor.

Estos son los 9 errores más grandes que puedes estar cometiendo y cómo arreglarlos para obtener el mejor café posible de tu cafetera:

No limpiarla bien

Todos estamos familiarizados con ese sabor amargo y sucio que se acumula cuando no has limpiado la cafetera en un tiempo.

Mantener la cafetera limpia es uno de los pasos más obvios para preparar un buen café en casa, pero también es uno de los más fáciles de pasar por alto. ¡Un poco de mantenimiento regular valdrá la pena a largo plazo con un café de mejor sabor! Esto es todo lo que tienes que hacer:

  1. Cada vez que hagas café debes lavar tu cafetera con agua y jabón. No la enjuagues con un poco de agua y ya está. Si tienes una cafetera térmica, ten cuidado de no rayar o romper el revestimiento interior.
  2. Una vez a la semana o una vez al mes, dependiendo de la frecuencia con la que hagas el café puedes mezclar partes iguales de agua y vinagre blanco. Haz dos ciclos de preparación «en blanco» (sin nada en la cesta) con esta solución, y luego lava la cafetera a fondo con agua y jabón.
  3. Por último, haz otro ciclo de colado en blanco con la máxima cantidad de agua que pueda contener, lo que eliminará cualquier olor a vinagre que persista. Hay todo tipo de productos de limpieza en el mercado, pero la combinación de agua y vinagre es de lejos la más barata e igual de efectiva.

Usar café con demasiado tiempo

Tu café sabrá mejor si lo usas lo más cerca posible de la fecha de tueste. Esto se debe a que todos los compuestos de sabor y aroma dentro de los granos de café comienzan a descomponerse inmediatamente después del tueste.

Tamaño de molienda equivocado

La elección del tamaño de molienda adecuado para la cafetera depende de la forma del filtro que utilices. Para los filtros de fondo plano deberías usar un molido medio. Si tu molinillo tiene un ajuste de «automático», «goteo» o algo similar, lo más probable es que esté orientado a los filtros de fondo plano. Para los filtros con forma de cono, hay que moler los granos con una configuración media-fina.

Agua de mala calidad

El agua constituye más del 98% del café preparado, así que tiene sentido que empieces con agua buena para hacer un buen café. La pregunta es, ¿qué hace que el agua sea «buena» o «mala» para el café? Esencialmente se reduce al contenido de minerales.

Si vives en una zona con agua del grifo buena, probablemente sea perfecta para hacer café. Sin embargo, si el agua del grifo es de mala calidad puede dar lugar a un café con un sabor abrumadoramente amargo. Si crees que el problema es el agua, te sugerimos que utilices agua embotellada para la preparación de la mañana. Pero atención, ¡no uses agua destilada! Su contenido mineral es demasiado bajo para hacer una deliciosa taza de café.

Usar la cantidad incorrecta de café

Independientemente de cómo hagas tu café, hay una «proporción dorada» de agua a café que te dará los mejores resultados: 16 partes de agua por 1 parte de café. Una forma fácil de recordar esto es que por cada 16 onzas (2 tazas de agua) deberías usar alrededor de 1 onza de café.

Puedes ajustar esta proporción un poco en cualquier dirección dependiendo de lo fuerte que te guste el café, pero no te aventures demasiado o acabarás con una mala cafetera.

Comparte esta noticia