Guía para escoger la mejor cerveza

Cuando un restaurante, o cualquier otro negocio dedicado a la hostelería se diferencia por ofrecer cervezas de calidad, está poniendo encima de la mesa una diferenciación clara con respecto a su competencia. Y es que una buena carta de cervezas puede ser muy beneficioso para tu negocio.

Así que te encuentras en el pasillo de la cerveza o frente la opción de hacer un pedido online, pero no sabes ni por dónde empezar.

Cuando empiezas a mirar las etiquetas, ves frases como «aroma a castañas» y «notas florales» que se usan para describir la cerveza. No tienes ni idea de lo que significa nada de esto.

Para empezar, lo primero que necesitas es aprender algo sobre los tipos de cerveza artesanal.

La mayoría de las cervezas se dividen en dos categorías: ale o lager, dependiendo del tipo de levadura usada durante la fermentación.

En los últimos años, el número de microcervecerías, cervecerías y restaurantes que ofrecen cervezas especiales como un añadido destacado y diferenciador de su oferta ha crecido exponencialmente.

¿Qué significa todo esto para un restaurante o negocio de hostelería? Significa que tiene la oportunidad de capitalizar el crecimiento del mercado de la cerveza y vender más, ofreciendo una mayor selección de cervezas.

Definiendo tu oferta de cerveza

Aunque estés ansioso por escoger la mejor cerveza, imaginarás que no basta con pedir cualquier cerveza especial. Los entusiastas de la cerveza se han vuelto cada vez más sofisticados a lo largo de los años, y exigen que las experiencias que tienen con los proveedores evolucionen con ellos.

Si bien hay muchas opciones de cerveza de restaurante por ahí, hay que tener cuidado con las cervezas que ofreces en tu establecimiento cuando se trata de cervezas especiales.

Por ejemplo, si ya tienes gente que frecuenta tu restaurante regularmente y disfruta de las cervezas tradicionales, no querrás alienar a esa clientela habitual reemplazando sus bebidas convencionales favoritas por cervezas artesanales.

En su lugar, un mejor enfoque sería simplemente añadir algunas nuevas cervezas artesanales a la carta de cerveza. Incluso si quieres dedicar todos tus grifos a las cervezas especiales, deberías tener a disposición de tus clientes habituales sus cervezas favoritas en botellas para que sigan entrando por las puertas del local.

Combina la esencia del negocio y las preferencias de los clientes

A medida que desarrollas o cambias el menú de la cerveza, es crítico mantener dos aspectos inamovibles: la visión que tienes de tu restaurante y las preferencias de tus clientes y de la gente que vive y trabaja cerca de tu local. Tu esfuerzo por elaborar una lista de cervezas populares sólo tendrá éxito si lo que se te ocurra está en línea con la visión que tiene para su restaurante.

Cada bebida en la carta de cerveza tiene que apoyar tu visión y ayudar a tus clientes a tener una experiencia por la que querrán volver una y otra vez.

Las cervezas que elijas deben combinarse bien con tu menú de comida para mejorar la experiencia general de tus invitados. Por ejemplo, si cervezas alemanas funcionan bien con ciertos platos asiáticos, además deberás ofrecer opciones adicionales de cerveza si diriges un restaurante de temática asiática.

Del mismo modo, el menú no debe limitarse a cervezas ligeras a base de trigo si se tiene un restaurante de carnes de gama media o alta. En su lugar, trata que tu menú de cervezas incluya cervezas que complementen el estilo de la comida que sirves.

Un popular maridaje de cerveza y comida que funciona sorprendentemente bien son las enchiladas de pollo con chile verde y una cerveza alemana oscura. El ligero picante y la decididamente agradable maldad de la cerveza alemana oscura complementan este sabroso plato maravillosamente. Una salsa flamenca es el complemento perfecto para cortar la riqueza de los mariscos a la parrilla.

Si tiene pasta en el menú, ¿por qué no sugieres a sus clientes que prueben los espaguetis carbonara junto con una cerveza belga oscura con un toque de tocino? Una vez que los clientes prueben este emparejamiento, pensarán que este plato y la bebida espumosa fueron hechos el uno para el otro.

Aprendiendo a maridar cervezas y oferta gastronómica

Si quieres aprender a identificar las parejas de comida y cerveza que apoyen su visión y atraigan a su clientela, tienes que averiguar lo que tus clientes y clientes potenciales quieren.

El mejor lugar para empezar es entender qué tipo de cerveza bebe el cliente es tu establecimiento, por qué y cuándo se detiene y también qué cervezas son las más populares.

Además de revisar tus propios informes, debe hacer lo siguiente para saber qué quieren tus clientes actuales y potenciales:

  • Instruye a tu personal para que pregunte a los clientes sobre las cervezas que les gustaría ver en tu menú de cervezas.
  • Pon una encuesta en la tarjeta de visita y pídele a los invitados que las llenen.
  • Pregunta a los seguidores de las redes sociales de su restaurante sobre sus preferencias de cerveza mediante encuestas y concursos.
  • Ten preparada una lista detrás de la barra y pide a los camareros que anoten cualquier dato que los clientes compartan.
  • Pon una pizarra cerca de la puerta de entrada, para que los clientes puedan usarla para sugerir bebidas que les gustaría ver añadidas al menú de cerveza.
  • Revisa páginas web y aplicaciones como Google Trends para ver las cervezas que tienen los mayores índices de consumo y búsquedas en Internet.

Una vez que sabemos las preferencias de los clientes, vamos a aclarar los tipos de sabores que podemos escoger para llevar a nuestra oferta de cervezas.

1.- “Sabe a Lúpulo”

Muchas veces la gente usa «lúpulo» para describir el sabor amargo de una cerveza, pero no todas las cervezas con lúpulo son amargas. El sabor de una cerveza con lúpulo depende de cuándo se agrega el lúpulo en el proceso de elaboración. Cuanto antes se agregue el lúpulo, más amarga será la cerveza. El lúpulo en sí mismo tiene un sabor y aroma versátil que puede realzar los sabores florales y frutales de la cerveza.

2.- “Tiene un toque amargo”

La amargura es un perfil de sabor distintivo que se encuentra en muchos tipos de cerveza, aunque la cantidad de amargura varía entre los estilos de cerveza. Muchas cervecerías califican lo amarga que es una cerveza con un número IBU. IBU son las siglas de International Bitterness Units, y cuanto más alto es el IBU, más fuerte es el amargor.

3.- “Se nota la malta”

La malta proviene del grano de cebada, y normalmente se tuesta antes de añadirla a la cerveza. El tostado de la cebada le da a la cerveza un sabor a nuez y un aroma a tostado. Además, durante el proceso de tostado, los azúcares de la cebada se caramelizan, dando un sabor ligeramente dulce y acaramelado.

4.- “Esta es más oscura”

Aunque puede parecer más una descripción del color, el oscuro también puede ser usado para describir el sabor de una cerveza. Las cervezas oscuras se hacen con grano de malta que se tuesta hasta que alcanza un color oscuro. Las cervezas oscuras se suelen tostar más tiempo que las de malta, lo que les da un sabor más rico y pesado. El sabor a nuez y caramelo de la malta se convierte en notas más oscuras de chocolate y café con un tiempo de tueste más largo.

5.- “Tiene un sabor más ligero”

La cerveza light es conocida por tener un sabor limpio y crujiente que es refrescante. Típicamente, las cervezas claras no tienen un sabor fuerte y no son muy amargas o con lúpulo. Además, la mayoría de las cervezas ligeras también tienen un bajo contenido de alcohol.

Directrices finales para el maridaje de alimentos y cerveza

No hay muchas reglas duras cuando se trata de hacer maridajes de cerveza y comida ya que no hay muchos sabores que choquen con la cerveza. Dicho esto, si quieres sacar el máximo provecho de un maridaje de cerveza y mejorar el sabor de la comida del menú de tu negocio, intenta tener en cuenta estas pautas:

Contraste

Para hacer un maridaje ideal, por el contrario, se debe elegir una cerveza o un plato que tenga un sabor fuerte y dominante, como dulce, rico o aceitoso. Quieres un plato que tenga un sabor distintivo que pueda brillar sin ser dominado.

Complemento

Complementar los sabores es una de las formas más simples de hacer un delicioso maridaje de comida y cerveza. Combina los alimentos ricos con cervezas que tienen un sabor fuerte y rico, como las cervezas negras o las cervezas de malvavisco.

Limpieza

También puedes usar tu cerveza como limpiador de paladar. Este tipo de maridaje de cerveza es ideal para platos que tienen sabores fuertes o dominantes, como la comida picante de la India o la comida frita con grasa. Por ejemplo, puede usar el sabor fresco y refrescante de la cerveza ligera para bajar el calor del pollo frito.

Evitar los sabores abrumadores

Ten en cuenta los niveles de sabor en su comida y cerveza. Muchas cervezas medianas y oscuras tienen un sabor rico y poderoso que puede dominar ciertos tipos de alimentos. Por ejemplo, no querrás acompañar el salmón con una pinta de Guinness porque el sabor de la cerveza cubrirá completamente el sabor del pescado.

Sabiendo todo esto, no te costará dar con la mejor cerveza para lo que estás buscando. No olvides consultar la selección de cervezas que encontrarás en tu Dialsur más cercano.

Comparte esta noticia