Consejos para empezar a repartir comida a domicilio en tu restaurante

El sector de los restaurantes es un mundo en constante evolución y re-invención con el objetivo de hacer frente a la gran competencia a la que se ve sometida cada negocio. Además, al ser uno de los sectores que más depende de los cambios en los gustos y tendencias de los consumidores, hemos visto como muchos restaurantes se han subido al carro del reparto de comida a domicilio.

Bien a través de empresas de reparto con las que los restaurantes deben colaborar, o a través de servicios propios, los consumidores cada vez están valorando mucho más el hecho de recibir el menú de su restaurante favorito en la puerta de casa.

No se trata solo de los gustos de los clientes: la vida moderna, las rutinas y costumbres sociales están haciendo que solo los restaurantes que son capaces de amoldar su modelo de negocio a lo que se está demandando, sean los destinados a sobrevivir.

Porque un restaurante lleno de comensales no se asemeja a la idea de momento gastronómico inolvidable que tienen muchos clientes, ahora hay que pensar en nuevas situaciones para enamorar a los comensales. Y si tiene que ser llevando la comida hasta la puerta de sus casas, conviene saber cómo hacerlo.

Por eso, a continuación cuentas con una serie de consejos para empezar a repartir comida a domicilio en tu restaurante. Tu negocio, como el resto de empresas de la industria de la restauración está luchando por encontrar soluciones a una trayectoria descendente en las “ventas de comida en sala”. Los restaurantes cada vez venden más comida a domicilio porque los clientes cada vez piden más.

Toma nota de estas ideas y convierte tu restaurante en un modelo a seguir de negocio de reparto de reparto de comida a domicilio. Porque el tema, tiene más ciencia de la que parece.

Una nueva frontera para el sector de los restaurantes

La entrega de comida a domicilio es una nueva frontera para el sector de los restaurantes. Y como cualquier nueva frontera, hay obstáculos a los que enfrentarse y decisiones que tomar.

Los mayores obstáculos para la entrega de comida a domicilio son aquellos que pueden impactar significativamente en la percepción del consumidor de una marca: velocidad, seguridad y calidad.

Encontrar formas de entregar los alimentos, seleccionar un socio de entrega, mantener la calidad, y la seguridad de los alimentos para su consumo, todo ello mientras se hace de manera oportuna, puede crear desafíos operacionales no vistos para los restaurantes.

Claves para los restaurantes que quieren empezar a repartir comida a domicilio

Así que, ¿qué factores deberían ser prioritarios para el gerente de un restaurante y su equipo cuando se dediquen a la entrega de comida a domicilio? Aquí hay cuatro cuestiones críticas a considerar.

1.- Optimizar la cocina y restaurante para el servicio de reparto de comida a domicilio

Los restaurantes pueden no estar preparados para el gran volumen de pedidos que los servicios de entrega pueden añadir en las horas punta y entre medias por igual, y eso puede frenar una cocina hasta que se colapse. Lo que provocaría la frustración de los clientes en el restaurante, para el repartidor y para los clientes en el extremo receptor de las entregas.

Para que no haya problemas, lo mejor es examinar el proceso de toma de pedidos.

  • ¿Cómo se gestionan los pedidos?
  • ¿Existe la capacidad de asumir el pico de pedidos en las horas punta?
  • ¿Cómo manejas las situaciones en las que la cocina tiene más volumen del que puede asumir?

Separar las zonas de trabajo en la cocina para acomodar los pedidos para llevar puede ayudar. Cada operación es diferente, por lo que se puede considerar el hecho de añadir una zona especial de entrega donde los pedidos puedan ser empaquetados y verificados.

Se necesitará personal para acomodar los pedidos en las horas punta. Los picos de entrega se pueden dar en las horas punta de los restaurantes, como el Día de San Valentín o el Día de la Madre, pero también se pueden crear nuevos picos de negocio para las ocasiones especiales de cena o comida en casa, como los días de lluvia o con grandes eventos como la Final de la Champions League, o la noche de Los Goya.

2.- Formación del personal

Es probable que el personal de cocina ya tenga una base sólida de conocimientos sobre la seguridad alimentaria y sus normas de calidad de los alimentos. Sin embargo, es posible que esa capacitación deba ampliarse para incluir nuevos elementos de seguridad alimentaria que entran en juego con la entrega a domicilio.

Los empacadores de pedidos también necesitan entender la seguridad de los alimentos, y lo que es aceptable en términos de calidad de los alimentos para los artículos del menú. Por ejemplo, una caja estándar para llevar podría no ser adecuada para mantener la temperatura y la presentación para las entregas de determinado plato.

Es casi imposible corregir un pedido ya entregado, así que hay que aumentar los controles de precisión antes de que salgan del restaurante.

Si se trabaja con una empresa de entrega a terceros, será necesario desarrollar un proceso claro y definido de recogida y verificación de pedidos y comunicarlo claramente a esas empresas y a sus repartidores.

3.- Mantener la calidad y la seguridad de los alimentos en el reparto

Con la expansión de la entrega a muchos más restaurantes, el mantenimiento de la calidad y la seguridad de los alimentos en tránsito gana algunas nuevas acepciones. A medida que se amplía la gama de productos disponibles para su entrega, los retos de mantener calientes los alimentos calientes y fríos los alimentos fríos, evitar la mezcla de productos cruzados, evitar los panes reblandecidos y lechuga marchita, evitar las bebidas derramadas, etc. se convierten en necesidades operativas y logísticas por naturaleza.

No hay una única solución para resolver estos desafíos. Se trata de un proceso de varios pasos que requerirá una constante reevaluación a medida que se añadan nuevos elementos de menú a la mezcla.

Lo mejor es hacer una revisión completa de todos los productos para la entrega, determinando lo que se necesitará para mantener la calidad y la seguridad de los alimentos en tránsito. En la revisión, es posible encontrar que hay algunos elementos del menú que no pueden ser ofrecidos para la entrega debido a problemas de control de calidad.

El personal también debe recibir capacitación sobre la forma adecuada de empacar los artículos en bolsas o cajas para su entrega, de manera que los artículos no se mezclen en las bolsas ni se derramen o suden sobre otros, lo que plantea peligros de seguridad alimentaria o de alérgenos o afecta a la calidad de los alimentos o del empaque.

4.- Desarrollar una política clara para la acción del cliente

En un restaurante de comida para llevar, o en una situación de autoservicio, los clientes tienen una oportunidad inmediata de examinar la calidad de su comida. Los pasos a seguir cuando la comida no cumple con sus estándares son generalmente bastante claros: hablar con un miembro del personal, enviar la comida de vuelta a la cocina, etc.

En un modelo de entrega, ese curso de acción puede no ser claro. Muchos repartidores no están empleados en los restaurantes para los que hacen las entregas, pero el cliente se queda con un mal sabor de boca si cualquier cosa no sale como es debido.

Por ello, es fundamental establecer unos estándares claros de calidad y seguridad aceptables, y qué acciones se tomarán si esos estándares no se cumplen. Por ejemplo, cómo se presenta la comida al cliente, si un conductor de reparto se ve involucrado en un accidente, si se retrasa significativamente, si no pueden localizar la dirección de entrega, etc. En el caso de depender de terceras empresas de entrega para el delivery de los alimentos, es posible que se pierda el control sobre algunos de estos puntos de conflicto.

5.- Medir los resultados y reevaluar continuamente

La clave para mejorar un programa de entrega es medir continuamente los resultados y tomar medidas para cubrir las lagunas, ajustar las normas y ajustar las políticas según sea necesario.

Las evaluaciones periódicas y las actualizaciones de las encuestas online para incluir preguntas sobre el proceso de entrega pueden asegurar que tanto el personal como cualquier servicio de entrega contratado se adhieran a los estándares establecidos.

Emplear a un proveedor de auditoría externo para realizar evaluaciones operacionales o de seguridad alimentaria, o programas de tienda misteriosa para evaluar los estándares son prácticas muy recomendables.

Las evaluaciones operacionales y de seguridad alimentaria pueden validar el trabajo que se está realizando en sus propias operaciones en varios niveles y proporcionar a su ocupado personal de nivel de ubicación un recurso de entrenamiento adicional para mantener los estándares en el camino. Los programas de tienda misteriosa le permiten evaluar la calidad del producto y los estándares de entrega en varios niveles, desde el punto de pedido hasta la calidad y seguridad en la entrega.

Lo más importante en este punto es actuar sobre los datos que estos tipos de servicios entregan. Los resultados de una auditoría o un programa de tienda misteriosa son fundamentales mejorar un programa de entrega. Eso puede revelar que se deben acometer cambios en las normas o creencias que se han mantenido durante mucho tiempo.

Los ingresos potenciales y las oportunidades de negocio que los restaurantes obtienen son demasiado grandes para perder dinero en operaciones sin optimizar. Además, el no ejecutar bien puede llevar rápidamente a clientes descontentos.

Pero con una cuidadosa planificación y consideración, se pueden tener respuestas a los dilemas de la entrega y construir un programa de entrega de comida a domicilio exitoso desde el primer día.

Comparte esta noticia