Todo lo que necesitas saber sobre la conservación y temperatura del vino

Saber conservar el vino adecuadamente y conocer la temperatura ideal para servir y beber cada tipo es imprescindible para asegurar a los clientes la mejor experiencia.

En este artículo tienes toda la información que necesitas sobre la conservación del vino y su temperatura de servicio, dos aspectos clave para disfrutar al máximo cada caldo sin comprometer el sabor o el aroma.

La temperatura de servicio de un vino a menudo se pasa por alto. Sin embargo, la temperatura es crítica y crucial para desbloquear todo el sabor y los aromas de un vino. Es importante recordar que cada vino tiene una temperatura ideal para servir y una temperatura no es adecuada para todos. En esta guía vas a ver las temperaturas ideales para servir cada tipo de vino.

Como regla general, el vino tinto debe descorcharse durante al menos media hora a una hora antes de su servicio, mientras que el vino blanco se sirve mejor frío. Pero también se puede servir y disfrutar de un vino tinto seco, un poco frío, y un) vino blanco dulce se beneficia de servirse ligeramente tibio.

Todos esos aspectos se tratan en la información que encontrarás a continuación. Además, los establecimientos hosteleros suelen tener varias botellas de vino abiertas al mismo tiempo. ¿Cómo se puede conservar la frescura del vino durante el mayor tiempo posible?

Se sabe que desde el momento en que se abre una botella, el tiempo corre y tu vino comienza a perder sus aromas y características de sabor.

Por eso, a continuación, tienes los mejores consejos de conservación del vino para ayudarlo a mantener en su mejor estado durante un poco más de tiempo.

Las mejores formas de conservar el vino

La conservación del vino no es tarea fácil. Requiere de estar muy pendiente de su evolución y de las condiciones ofrecidas por la estancia donde se encuentre (sea una bodega, o restaurante), a continuación, enumeramos algunos de los cuidados principales requeridos para que el vino mantenga todas sus cualidades, una vez se proceda a su conservación:

  • Alrededor de 14 y 15 grados es la temperatura más idónea para su conservación; si bien, en verano no debe rebasar los 20 grados y en invierno no debe situarse por debajo de los 8. Además, no favorecen los cambios bruscos de temperatura, aconsejando cambios máximos diarios de unos 2 grados.
  • La humedad presente en la estancia donde se encuentre, debe ser al menos del 70%.
  • Un lugar con poca luz es el ideal para su conservación, siendo la luz solar su principal enemigo al madurarlo prematuramente.
  • Cualquier tipo de vibración puede afectar a su conservación (las reacciones químicas del vino embotellado se alteran y aumentan de rapidez).
  • Horizontalmente es como debe conservarse, manteniendo al corcho de la botella siempre mojado, evitando la entrada de aire que perjudique y anule a nuestro vino.
  • Evitar que haya corrientes de aire en la sala, dado que hay olores externos que pueden interferir negativamente en su conservación, introduciéndose en las botellas por medio de su corcho.

 

Guarda el vino en la nevera

Debido a que generalmente es mejor disfrutarlos refrigerados, es instintivo poner vinos blancos abiertos en el refrigerador. Cuando se trata de vino tinto, debido a que sus características se expresan mejor en temperaturas más cálidas, puede ser que sientas reparos y dudas sobre cómo conservarlo.

Pero no debes tener miedo de guardar vino tinto abierto en la nevera. Las temperaturas más frías ralentizan los procesos químicos, incluida la oxidación. Una botella de vino tinto o blanco que se vuelve a cerrar en el refrigerador puede permanecer relativamente fresca hasta cinco días.

Algunos tintos de cuerpo ligero pueden ser muy agradables si se sirven ligeramente fríos.

 

Aprovecha las botellas más pequeñas

Las botellas de vino vienen en varios tamaños diferentes. Si no quieres invertir en un costoso sistema de conservación de vino, podrías considerar decantar tus vinos sobrantes en botellas más pequeñas y guardarlas en el refrigerador con tapón de rosca. Hay menos espacio para el aire en botellas pequeñas, por lo que hay menos exposición al oxígeno.

También puedes simplemente comprar tu vino en tamaños más pequeños.

 

¿Cuál es la temperatura perfecta para servir el vino?

Mucha gente comete el error de verter el vino a una temperatura incorrecta. El único error más grande, justo por delante de servirlo en una copa incorrecta, para lo cual ya te hicimos un post en su día.

A continuación, puedes ver cuál es la temperatura perfecta para servir cada tipo de vino.

  • TINTO

Para disfrutar del sabor y las cualidades aromáticas del vino correctamente, se debe disfrutar a la temperatura adecuada. En el caso de los tintos, es algo más complejo que en el resto de vinos, ya que dependiendo de si se trata de un vino cosecha, crianza, reserva o gran reserva, esta temperatura, puede variar.

Según la OCU esta es la temperatura ideal de cada vino:

  • Cosecha: 8 ºC – 10 ºC
  • Crianza: 15 ºC
  • Reserva: 17 ºC
  • Gran reserva: 17 ºC

 

  • ROSADO

A diferencia de los blancos, los rosados se sirven mejor a temperaturas más cálidas. Idealmente, se sirven a temperaturas que oscilan entre 9 ° y 12 ° C. Ese es el único camino para atrapar los taninos suaves del vino y los sabores de frutas mixtas.

Se recomienda tenerlos al menos 90 minutos en el refrigerador antes de servirlos.

  • ESPUMOSO

Los vinos espumosos se sirven fríos, y siempre es mejor mantenerlos a temperaturas que oscilan entre 5 ° y 8 ° C. De esa forma, podrás resaltar toda la acidez y notas cítricas manteniendo la efervescencia del vino.

Si es un Champagne Añejo, se recomienda servirlo algo más templado, de 7 ° a 10 ° C. A esa temperatura, podrás intensificar tanto sus toques de tostado. Idealmente, el vino espumoso debe conservarse en la nevera durante unas dos horas antes de servir.

  • BLANCO

Los blancos se sirven mejor a temperaturas que oscilan entre 10 ° y 13 ° C. Al hacerlo, intensificas sus ricos sabores, así como sus características aromáticas específicas. Si tienes un vino blanco con menos roble, entonces podrías considerar servirlo a una temperatura algo más cercana a los 10 ° C, en lugar de a los 13 ° C.

Idealmente, estos tipos de vinos deben permanecer alrededor de una hora en el refrigerador antes de ser servidos.

Desde Dialsur esperamos que te haya servido de utilidad toda la información y los consejos que te hemos dejado en este contenido. Recuerda que somos tu Cash and Carry para profesionales de la hostelería y alimentación. Nos encontramos cerca de ti, con profesionales dispuestos a ayudarte con tu negocio.

Comparte esta noticia

Read more »&source=https://www.dialsur.es/wp/wp-content/uploads/2021/04/conservación-y-temperatura-ideal-vino.png" target="_blank">